A hostias en el Grupo Mixto y pactos post-electorales

Política (general) Marzo 13th, 2008

Twitter es una herramienta realmente útil. Entre otras cosas, te permite conocer la opinión de otras personas, casi al instante, sobre cualquier tema de común interés que propongas. Lanzaba esta tarde una anotación curiosa: a Rosa Díez, que ha montado un partido cuyo leit-motiv se ha basado en un anti-nacionalismo (del de los otros) rampante, es decir, su lema fundacional fue ir a la contra de los nacionalismos _DS33869_1periféricos haciendo bandera de ese nacionalismo español que dicen que no existe, ahora le va a tocar compartir espacio en el Grupo Mixto con los independentistas catalanes de Esquerra, con los nacionalistas canarios de Coalición Canaria, el popurri de nacionalistas navarros de Nafarroa Bai, y con Izquierda Unida. En semejante compañía, me pregunto cuanto tardarán en liarse a guantazos entre ellos.

Pero Becario en la Moncloa proponía una alternativa: que sumaran sus diputados IU + ERC + BNG en una coalición de izquierdas y formaran grupo propio. No es mala idea, al contrario: a nivel económico, de representación, de repercusión mediática y de tiempo en el hemiciclo para exponer sus propuestas, me parece la mejor solución.

Ahora bien, creo que tanto Esquerra como Izquierda Unida han entrado en un estado catatónico depresivo que no les va a dejar valorar esta cuestión, creo que ni siquiera se lo plantean como posibilidad todavía (si es que llegaran a planteársela), sumidos como están en su particular depresión post-electoral por haber perdido grupo parlamentario y todo lo que eso supone.

Becario proponía un pacto estable de legislatura entre todos los partidos de izquierdas, que juntos suman mayoría absoluta (169 votos PSOE, 2 IU, 3 ERC, 2 BNG = 176 escaños). Sin embargo, yo no creo que sea posible un pacto estable de legislatura con IU y con Esquerra, todo lo más acuerdos muy muy puntuales y con contrapartidas que resulten evidentes y fáciles de vender mediáticamente. En Izquierda Unida están muy dolidos con el PSOE por la campaña pro-voto útil que han desarrollado, y que creen que ha contribuido por un lado a polarizar la campaña y por otro a no valorar la lealtad y la labor de IU en el Congreso. Y en Esquerra sangran por la herida del tripartit, un sector de la militancia no perdona a la cúpula haber hecho President a Montilla en perjuicio de un frente nacionalista, y están dispuestos a cobrarse una pieza de caza mayor en justo pago por la traición. Me temo que será difícil pactar con IU y con Esquerra.

En el escenario que se dibuja con este mar de fondo, es que los 10 diputados de CiU (han perdido uno en favor del PP en el recuento del voto extranjero) son vitales para el PSOE. Sin embargo, Artur Mas se ha significado en contra de un pacto estable en Madrid si este NO tiene consecuencias en la Generalitat. Lo que viene siendo el sucursalismo del que acusan a otros, vamos: decidir en Madrid quien será el President de la Generalitat de Catalunya, en función de los pactos que el inquilino de la Moncloa precise. Si eso no es sucursalismo de la política española, que venga Pujol Jr. y me lo explique. CiU lleva durante toda la campaña electoral pidiendo la cabeza de Montilla a cambio de ceder sus votos en el Congreso al PSOE. Mi predicción es que si no bajan el listón de sus espectativas, se van a quedar con un palmo de narices. Los 25 diputados del PSC han sido vitales para alcanzar la mayoría socialista: Zapatero no puede devolverle el favor los socialistas catalanes con una puñalada trapera.

Actualización de última hora: Izquierda Unida ya ha impuesto su primera condición para apoyar la investidura de Zapatero, y era obvia: Que se reforme el sistema electoral.

7 comentarios en “A hostias en el Grupo Mixto y pactos post-electorales”

  1. Becario en Moncloa dijo:

    Muy de acuerdo con tu análisis.

    Un pacto del PSOE con este hipotético grupo parlamentario de ‘minorías de izquierdas’ es más una utopía que una posibilidad real. Sin embargo, yo no descartaría del todo que el grupo en sí llegue a crearse. Al fin y al cabo, y como tú comentas, ambos comparten el hecho de haber sufrido las consecuencias del ‘abrazo del oso’ socialista, que les ha restado tantos votos bajo el argumento de la utilidad (y añado yo: también porque han hecho una campaña pésima, tantos los de ERC como los de IU-ICV).

    La cuestión es que a Zapatero se le acaban las posibilidades de pactar, y tanto apoyarse en PNV como en CiU puede tener graves consecuencias a la hora de desarrollar sus estrategias de legislatura. Serán muy interesantes las próximas semanas: visto lo poco dispuestos a ceder que se muestran ambos partidos, parece que los socialistas tendrán que elegir entre el referéndum de Ibarretxe, la cabeza de Montilla o alguna tercera vía, difícil de encontrar… ¿Durán presidente del Senado o ministro? ¿Bono fuera del Congreso?

    En fin, espero que Zapatero sepa jugar bien al equilibrio entre PNV y CiU y consiga un pacto (de legislatura o puntual) favorable a sus intereses…

    Un beso.

  2. Jessica dijo:

    ¡Ojo! En el PNV advierten de que su referéndum tiene una alternativa: adelantar las elecciones autonómicas. No hay que descartar esta posibilidad como vía para negociar.

  3. elreydelabaraja dijo:

    Efectivamente. A mí me sale también la cuenta PNV+NaBai (6+1), que hacen 176 escaños junto al PSOE, y creo que es la forma que tiene Zapatero de decirle a CIU que no son indispensables. De hecho, en mi opinión, con 169 escaños lo ideal sería llegar a acuerdos puntuales con ambas formaciones, pero en ningún caso darles ninguna cartera ministerial como se ha insinuado por ahí. Si no se ha hecho nunca, menos ahora que se está tan cerca de la mayoría absoluta.

  4. Jessica dijo:

    Pues no te negaré que uno de mis sueños húmedos es ver a Duran i Lleida como Ministro de Fomento, y a Montilla reclamándole el traspase de rodalíes… :D

  5. Irrintxi dijo:

    El problema de una alianza con CIU y PNV es que eso frenará las mejoras sociales, ambos son a mi gusto demasiado centristas. Yo soy partidario aunque lo veo dificil de una alianza con IU ERC BNG y NaBAI.
    Y con respecto a la reforma electoral creo que es imprescindible, nos daría a todos más juego político

  6. Jessica dijo:

    Irrintxi, yo no estoy tan segura de que CiU y PNV obligaran a poner en cuarentena las reformas sociales iniciadas en la pasada legislatura. Si bien es cierto que vetarían una hipotética reforma económica de calado (que sí apoyarían los grupos de izquierdas), no veo al PSOE transitar por esa senda. Y las reformas económicas que ya se han llevado a cabo, como la Ley de Dependencia, la Renta Básica de Emancipación, no se van a poder echar atrás, se pongan los nacionalistas de derechas como se pongan. Y en cuanto a las reformas sociales (matrimonios homosexuales, ley de educación, etc.) tampoco se van a poder echar atrás. Quizá sí echaremos en falta por ejemplo la reforma de la ley del aborto y otras de similar calado, pero veo al PSOE demasiado temeroso de iniciarlas, así que no sé yo si los nacionalistas serán el freno o la excusa…

  7. Costadamorte dijo:

    Mirad, al BNG lo conozco algo, y hay varias cosas que aclarar…
    Por razones estratégicas el BNG no puede intentar formar un grupo de izquierdas con IU y ERC por varios motivos, uno, porque sería aliarse con perdedores, cuando el BNG fué la única fuerza de perfil nacionalista que creció en votos y porcentaje…, dos, porque sería convertir al BNG en una ucursal de IU, y eso es antitético con la historia del BNG desde la transicoón o incluso antes…, tres, porque estrategicamente el BNG siempre ha procurado buscar homologación con CiU y PNV a través de GALEUSCAT, y nunca con IU o ERC, (incluso las posiciones de esta última en un momento dado llegaron a provocar algún conflicto interno en el BNG, por ejemplo cuando la elecciones Europeas, que felizmente se superó y ahora se reafirmó que tener a ERC como compañero de viaje era suicida).
    La próxima cita electoral para el BNG serán las autonómicas gallegas dentro de un año, y aquí está claro que se trata de repetir el “bigoberno” PSOE-BNG versus PP, por lo que la apuesta es una colaboración del BNG con el gobierno Zapatero.
    Por último la apuesta para esta legislatura del BNG es un gobierno en solitario del PSOE con apoyos puntuales de BNG + PNV, para así liberar al PSOE de las tensiones con el PSC que provocaría CiU, y de los radicalismos y revanchismos de IU y ERC, que además, dados los procesos internos que se abren en ambas fuerzas, no pueden garantizar ni estabilidad ni lealtad a lo largo de la legislatura.
    Los objetivos de un apoyo mas o menos puntual pero sostenido del tamden PNV y BNG, (con la posible incorporación de Na-Bai), tendría como prioridad buscar una solución por una parte a varios problemas políticos pendientes como son la solución definitiva al terrorismo etarra, (creo firmemente que en las actuales circunstancias, con un PSOE reforzado hai que hacer un nuevo y definitivo intento), una salida al callejón en que está el autogobierno vasco mediante un nuevo marco, de algún modo encajable en el marco constitucional, que si al tiempo se conjuga con una solución al terrorismo y con una espectativa de posible gobierno autonómico con fuerte incidencia del PSE-PSOE, es posible alcanzar un marco mas amplio que supere el encorsetamiento actual. (Traduciendo lo que quiero decir, veo mas posible un reconocimiento de algún modo de un cierto “derecho a decidir” de Euskadi con un gobierno vasco encabezado por el PSE-PSOE que con uno exclusivamente nacionalista)…, ¿Y el BNG que saca de todo esto?, pues varias cosas, uno visualizarse como una fuerza que contribuye a solucionar problemas generales, dos, mejorar el marco competencial de Galiza, (Galiza no pudo ni podrá facilmente reformar su estatuto por el bloque que ejerce la minoría del PP en el parlamento gallego), y también algunas ventajas concretas que no suponen especiales hipotecas al Estado pero son fundamentales para Galiza y para demostrar a los propios gallegos la utilidad del voto nacionalista, (el nacionalismo en Galiza es mas débil que en Cataluña o Euskadi), y estas acciones concretas son el mantenimiento del ritmo de inversiones estatales en infraestructuras de la legislatura anterior, el desbloqueo por el Estado de restricciones a la producción que existen en Galiza como consecuencia de protocolos de adhesión ala Unión Europea en tres campos fundamentales, (producción lactea, construcción naval y generación eléctrica), las trasfrencias a Galiza de tráfico y salvamento marítimo, y por último la reforma del sistema electoral en lo que afecta al voto CERA.
    Las peticiones del BNG no son cosas exorbitadas y en una coyuntura de crisis económica que impedirá la brillante gestión de legislatura pasada, es lógico que para el gobierno Zapatero sea un éxito a anotar en esta legislatura una solución al conflicto vasco y completar la reorganización territorial del Estado.

Dejar tu opinión


Comenta, replica, matiza, llévame la contraria... Lo que te dé la gana, pero siempre dentro del respeto a los demás, sin insultos ni descalificaciones gratuitas, y argumentando tus opiniones. Y, por favor, céntrate en el tema del debate.

Cerrar
Enviar por Correo