¿Católicos a la calle?

Iglesia, Religión y otras cosas de comer, Ley de matrimonios homosexuales, Política (general), Sociedad Junio 10th, 2005
Se lo he escuchado decir ésta mañana a Iñaki Gabilondo, y ahora veo que Nacho Escolar se hace eco también del editorial (el texto íntegro y original aquí) de la revista Reinado Social, una revista mensual editada por la Congregación de los Sagrados Corazones desde 1918 (una revista de gran solera, en palabras de Gabilondo). Por mi parte, he de reconocer que es la primera vez que oigo hablar de ésta publicación, aunque igual algún católico en la sala nos puede aportar más información

Como decía, el editorial de éste mes no tiene desperdicio, y empieza así:

Si el sentido común no lo remedia, las calles de Madrid serán este junio testigo de una manifestación católica. (…) La calle es de todos y las decisiones personales. A ella hemos salido con gusto a protestar, por ejemplo, contra la guerra de Irak (contra la que, por cierto, no se movilizaron quienes ahora lo hacen con tanto fervor).

Y es que ya se sabe: no moviliza tanto la muerte como el sexo. ¡Donde va a parar! Pero continúa mucho mejor todavía:

Ante todo, pensamos que es peligroso dar gato político por liebre religiosa; o sea, so capa de manifestación católica, de desagravio a la Iglesia católica “perseguida”, arrimar el ascua de la fe a la sardina de la política partidista pura y dura. En la medida que se haga, y no faltan señales, eso se llama en castellano engañar y manipular.

La siguiente línea es muy ilustrativa, especialmente si procede de una organización católica. Ojo al dato:

¿De verdad, con el corazón en la mano, y con un análisis mínimamente sereno de la realidad, alguien puede probar que la Iglesia española está perseguida?

Y atención porque lo que muchos veníamos diciendo desde hace tiempo, que una cosa es la Conferencia Episcopal, la jerarquía católica o el mismísimo Vaticano, y otra muy distinta las bases (y no hablaré ya de la Iglesia de la Liberación, porque sería meterme en un jardín del que después no iba a saber salir), lo admiten ellos mismos, se hacen eco de lo que opinan muchos católicos de base, que lo que está haciendo la jerarquía católica es echar más leña al fuego, y muchos de ellos, con el corazón en la mano, no pueden secundar la convocatoria. Monseñor Carlos Amigo es uno de ellos, consciente de su responsabilidad:

(…) Nos permitimos advertir del riesgo de convertir en sima la brecha cada vez más profunda dentro de la comunidad católica, con este tipo de manifestaciones. (…) constatamos con preocupación el riesgo, si no de dos Iglesias, sí el de una polarización peligrosa de posiciones dentro de la Iglesia.

Y termina, a mi juicio, poniendo el dedo en la llaga (o metiendo el dedo en el ojo, eso ya según cada cual):

mientras unos, más tradicionales y potentes, que enfatizan la ortodoxia, gozan de la simpatía de la Jerarquía; otros, más progresistas, que dan prioridad a la praxis de la justicia, de la paz… tienen una vida menos reconocida y más difícilmente reconocible.

Informativos Telecinco recoge el texto íntegro del editorial (en un formato mucho más fácil de leer que el de la propia revista) y a continuación el texto de la Conferencia Episcopal adhiriéndose a la manifestación convocada por el Foro de la Familia contra ésas leyes de detalles asquerosos (según Fraga, imagino que se refería al sexo, y es que a su edad, ya se sabe…) que quieren acabar de deshacer la familia en, no lo olvidemos, la jornada de reflexión las elecciones gallegas. ¿Se harán eco los periódicos gallegos de la manifestación? Estoy segura de que sí.

Y sobre lo del matrimonio civil homosexual, poco más que añadir a todo lo dicho anteriormente. Resumiendo:

  • Nadie va a obligar a los curas a casar parejas homosexuales. Se van a poder casar por lo civil, y el matrimonio civil no es una institución que concierta a la Iglesia católica.
  • No recuerdo manifestaciones similares cuando se aprobó la ley que permitía a las parejas heteros casarse por lo civil, ni tampoco con la aprobación de la ley del divorcio (se subieron por las paredes, pero no llamaron a la ciudadanía a salir a la calle).
  • El matrimonio, como tal, es un invento para proteger las herencias. El matrimonio por amor no se institucionalizó hasta el siglo XIX, con el romanticismo; antes de ésa época (y aún hoy en día en determinadas culturas) lo que estaba establecido era el matrimonio por conveniencia: ése es el verdadero objetivo del matrimonio en el derecho natural. Y si me apuran el verdadero motivo por el que los curas católicos no pueden casarse. Antes de la necesidad de separar a los hijos bastardos de las herencias, el matrimonio, simplemente, no existía. Podríamos incluso plantearnos si la especie humana es monógama por naturaleza, pero eso ya es harina de otro costal.

Y en cuanto a la adopción: si de padres heterosexuales se educaran hijos perfectamente civilizados, nada que objetar. Pero está estadísticamente comprobado que:

  • El 100% de los niños maltratados o abandonados son hijos de padres heterosexuales
  • El 100% de los niños que roban, asesinan o violan a otros menores son hijos de padres heterosexuales
  • El 100% de los niños que tienen problemas de estudios son hijos de padres heterosexuales.
  • El 100% de los adolescentes que se suicidan o tienen desequilibrios emocionales son hijos de padres heterosexuales.

Ante éstos datos aplastantes, señores, propongo que se prohíba adoptar a las parejas heterosexuales. Si es que parece que nos estamos volviendo locos.

Dejar tu opinión


Comenta, replica, matiza, llévame la contraria... Lo que te dé la gana, pero siempre dentro del respeto a los demás, sin insultos ni descalificaciones gratuitas, y argumentando tus opiniones. Y, por favor, céntrate en el tema del debate.

Cerrar
Enviar por Correo